miércoles, 10 de julio de 2013

Especulación alimentaria


Vuelvo a traeros una nueva entrada después del periodo de interrupción  En esta ocasión trataré el tema de la especulación alimentaria, la producción alimentaria esta siendo el nuevo objetivo del capitalismo y de sus lacayos, los especuladores. Pero la especulación alimentaria no es nada nuevo para los inversores, que siempre han manipulado el precio de los productos alimentarios con el único objetivo de aumentar sus ganancias  sin pensar en los efectos que esa especulación estaba provocando sobretodo para aquellas personas que viven en países subdesarrollados. Sin embargo desde el año 2008, cuando colapso el mercado inmobiliario, es cuando los especuladores han optado por participar en la especulación alimentaria; han optado por este mercado por la gran rentabilidad que tiene, debido a que como todos sabemos necesitamos alimentarnos para vivir. Es este aumento de especuladores y por lo tanto de capitalistas usureros lo que está provocando una crisis global alimentaria y provocando un aumento incontrolado del hambre en el mundo.


Toda esta situación ha provocado que más de 1000 millones de personas padecen hambre extrema en el mundo y que más de 1500 millones de personas vivan con sólo dos dólares al día, es decir, que debido al aumento de los precios y a la insuficiencia económica de gran parte de la población, provocada por el sistema capitalista en el que vivimos, miles de millones de personas en el mundo padecen hambre extrema. No debemos olvidar que esos dos dólares con los que sobreviven esas personas están sometidos a los altibajos de la política monetaria y a la inflación  lo que provoca que cada vez estas personas tengan menos poder adquisitivo para adquirir alimentos.

En el año 2011 la FAO sostenía que se había producido un aumento del 70% en el precio de los cereales, con respecto al año anterior. Hay alimentos que han mostrado un incremento especial como pueden ser el maíz que se ha disparado un 73 %; los lácteos con un 83 %; aceites vegetales en un 60 %; el azúcar con más del 20 %. En el alza de los precios influyen las petroleras, esas mismas que suben sin control el precio de los combustibles para conseguir el mayor beneficio y a la vez el mayor perjuicio para los usuarios de la energía que somo todos y todas, mediante el aumento del precio del combustible, lo que encarece el el transporte de las mercancías  el aumento del precio de los fertilizantes; el cambio climático y la expansión de los biocombustibles que han provocado que empresas se interesen por productos agrícolas destinados al biocombustible, con el consiguiente perjuicio de la seguridad alimentaria, porque esos productos quedan a merced de la especulación financiera provocada por los oligopolios de las empresas energéticas.

Otro factor influyente y quizás el más importante, que está en relación con el aumento de especuladores alimentarios, es el mercado de futuros. Este mercado consiste en que intermediarios acuerdan con los agricultores un precio estándar por sus cosechas futuras, asegurándose el intermediario un beneficio si la cosecha vale más de lo pactado y el agricultor se asegura un beneficio que no queda expectante a los riesgos que pueda sufrir la cosecha; pero este no es el problema, el problema surge con el juego que sobre estos contratos de futuro hacen los especuladores alimentarios. Los especuladores alimentarios manejan el mercado con el único objetivo de conseguir grandes beneficios, para ello observan diversos factores y centran su atención sobre un determinado producto. Pongamos un ejemplo: si ls especuladores observan que como consecuencia de las sequías,y por lo tanto de las pérdidas de cosechas, va a escasear el maíz, estos compran la mayor cantidad de producto que puedan para después venderlo en pequeñas cantidades consiguiendo un gran beneficio en la operación. Entre los especuladores alimentarios nos encontramos con Cargill y Bunge; Mosanto, Dupont y Syngenta; Potash Corporation; Nestlé; Unilever; Wal-Mart; Tesco y Carrefour, pero sin duda una de las más influyente es, como no, el banco causante de las crisis económica en la que nos encontramos: Goldman Sachs.

Como habéis podido comprobar el hambre en el mundo no es consecuencia de la falta de alimentos, sino consecuencia de las actuaciones que el sistema capitalista lleva a cabo a través de sus intermediarios los especuladores y de sus bufones políticos como el PP, la PSOE, UPyD. Mientras sigamos viviendo bajo un sistema que prima el beneficio de los bolsillos propios y la rentabilidad económica no conseguiremos erradicar el hambre en el mundo; los principales medios de producción y el abastecimiento de la población de sus necesidades básicas debería estar bajo el control de un sistema y de Gobiernos que primen el bienestar social de las personas por encima del beneficio económico: en definitiva un sistema de las personas y no un sistema del capital.

Muchas gracias por vuestra atención.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada